Avisos Legales

Términos y Condiciones 

Aviso de Uso de Cookies

Contacto

 

contacto@phytomer.com.mx

 

01 55 5533 9040

 

Julio Verne 89 Interior 401 Colonia Polanco 

Miguel Hidalgo

Ciudad de México, México

CP. 11560

Phytomer Profesionales

 

Solicita tu acceso para revisar los protocolos y tratamientos:

 

Phytomer e.connect

© 2018 Phytomer México I Powered by Nunca es Suficiente

Los beneficios de los tratamientos marinos.

BELLEZA SUSTENTABLE, SALUDABLE


EL OCÉANO ES UN LUGAR FASCINANTE


Cuando necesitamos escaparnos o hacer una pausa del estrés cotidiano, qué puede ser más atractivo que ver la inmensidad del mar, escuchar el sonido de las olas y dejar que la mirada se pierda en el horizonte.


La fuerza del mar, su poder y los ingredientes naturales que contiene nos revitalizan. Horizontes impregnados de frescura, vitalidad y energía, pero también de bienestar y buena salud.








1. BIODIVERSIDAD: la riqueza infinita del mar.


Una mina de oro de recursos naturales

El mar está lleno de riquezas con virtudes incontables para la piel. Al aplicar cosméticos marinos podemos actuar en las diferentes necesidades de la piel: hidratación, anti-edad, manchas de pigmentación, celulitis, nutrición etc. Se denomina ingrediente activo marino a cualquier ingrediente derivado del mar que se utiliza en cosmética: algas, micro-algas, micro-organismos marinos y también plantas, flores y árboles que crecen junto al mar.



Mientras que la mayor parte de las especies de la tierra ya se han identificado, sólo un pequeño porcentaje de los organismos marinos han sido descubiertos. El océano un reservorio biológico extremadamente vasto y poco explotado. Este conjunto de ingredientes naturales activos es aún más fascinante debido a la biodiversidad que se encuentra en el mar que es mayor al de la tierra y sobretodo porque muchos ingredientes activos marinos no tienen equivalente terrestre.


La biodiversidad marina en algunos números:

  • 80% de los organismos vivos se encuentran bajo el agua.

  • Ya se han identificado cerca de 40,000 especies de algas, pero se estima que hay 10 veces más.

  • 90% de los organismos marinos son microscópicos y actualmente sólo el 1% de ellos han sido identificados. ¡Son 300,000 especies submarinas conocidas por la ciencia en comparación a 1 millón y medio en la Tierra!

  • 99% de las especies marinas faltan por identificar.

Los laboratorios de investigación alrededor del mundo, identifican cada año alrededor de 700 nuevas moléculas marinas.


La algas y su diversidad extraordinaria:


El interés por las algas está creciendo. La diversidad de las especies y la disponibilidad de biomasa (materia orgánica que puede aprovecharse energéticamente), las convierte en un recurso muy importante. Las algas son el ser vivo más común en las aguas terrestres. Tienen una diversidad increíble. Las diferencias entre las algas pardas y las algas verdes son mayores que entre las algas verdes y los árboles.


Las algas están compuestas por un 75% de materia orgánica que incluye sales minerales y oligoelementos. El azufre antiinfecciones y las vitaminas A, D y E que contienen, se encuentran entre los elementos más valiosos además de la alta concentración en proteínas y aminoácidos.


Las microalgas tienen una adaptación notable.


Son invisibles a simple vista y han estado presentes en el planeta durante más de tres mil millones de años. Al ser el principal componente del fitoplancton, las microalgas pueblan las profundidades del océano con su diversidad enorme. Son aproximadamente entre 100,000 a varios millones de especies diferentes. Proveen más del 70% del oxígeno en la tierra y es uno de los primeros eslabones de la cadena alimenticia del océano.


Participaron en la creación de la atmósfera actual de la Tierra y en la desacidificación de los océanos. En otras palabras, son el origen de la vida en la tierra y, por lo tanto, el origen de nuestras células de la piel. Durante esta larga evolución, las microalgas han adquirido adaptabilidad y mecanismos de resistencia muy interesantes, superiores a los de las plantas.


Los microorganismos marinos tienen un enorme potencial.


Cuando estamos parados al lado del océano, es imposible ignorar la inmensidad que se despliega ante nuestros ojos. Sin embargo, el 90% de los recursos marinos son invisibles a simple vista. Un mundo infinitamente pequeño poblado por microorganismos marinos, la mayoría de los cuales son totalmente desconocidos para nosotros. Sabemos muy poco acerca de ellos y, sin embargo, lo que hemos descubierto nos permite vislumbrar los innumerables beneficios para nuestra piel. Algunos microorganismos marinos sintetizan moléculas únicas, lo que significa que no tienen equivalentes terrestres. Cada una de estas moléculas tienen su propia composición y estructura, con beneficios potenciales que son totalmente nuevos.. Cuando nos damos cuenta que existen miles de micoorganismos marinos que producen cada uno una sola molécula con aplicaciones únicas ¡imagínense el gran potencial cosmético!


Después de años de exploración, el mar continúa sorprendiéndonos y brindándonos los recursos para inventar los cosméticos del mañana.

2. BIOAFINIDAD: el mar es extremadamente compatible con la piel. Se asimila muy bien.

El agua de mar está llena de funciones fisiológicas:


El agua de mar tiene beneficios indiscutibles, especialmente por su riqueza increíble en oligoelementos y minerales. Contiene todos los 92 minerales y oligoelementos identificados en la tabla periódica*. Se sabe que los extractos de agua marina, como el calcio, estimulan el metabolismo celular, mientras que el potasio promueve la hidratación de la piel y el magnesio frena el proceso de envejecimiento al ayudar a regular y optimizar la energía celular.


Desde que las primeras células vivas nacieron en el océano, existe una afinidad única entre nuestras células y el agua de mar. La composición mineral de los líquidos en el cuerpo humano (como el líquido extracelular, el plasma sanguíneo, las lágrimas, le líquido cefalorraquídeo) es similar a la del agua de mar. El agua marina se asemeja a un suero fisiológico y, por lo tanto, entra naturalmente en simbiosis con nuestra piel.


Como ejemplo OLIGOMER:


Este concentrado de agua marina contiene los oligoelementos esenciales necesarios para el equilibrio y la vitalidad de la piel. Ofrece propiedades remineralizantes para fortalecer la piel y recargarla con energía.


Las algas tiene una afinidad óptima con la piel

Sin importar si son micro o macro, rojo o verde, las algas también tienen muchas aplicaciones cosméticas. Los beneficios que ofrecen son aún más interesantes porque son fácilmente absorbidos por la epidermis gracias a las similitudes considerables entre las algas y la piel, incluida su estructura bioquímica. Esta similitud garantiza una difusión óptima en el corazón de la piel, de los ingredientes activos derivados de las algas y también una excelente tolerancia. Las algas no muestran ninguna toxicidad particular para la piel y son perfectamente compatibles con el tejido cutáneo.


Muchas moléculas extraídas de algas son mejor asimiladas por la piel que su equivalente mineral o sintético, probablemente porque las algas son el origen de la vida en la tierra. Hay dos ejemplos distintivos: calcio marino y taurina marina.


Ejemplo de calcio marino:

Las algas coralinas son algas rojas que se caracterizan por su estructura calcificada. Como todas las algas, asimilan el carbono mediante un proceso común a todas las plantas: la fotosíntesis. Tienen un mecanismo de fijación de carbono adicional, que se llama proceso de calcificación. Según algunos científicos, las algas coralinas podrían representar la mayor reserva de carbono en el planeta.

El alto contenido de calcio de las algas coralinas las hace particularmente atractivas para los cosméticos marinos. Pero más allá de este alto nivel de calcio, los científicos han demostrado que el calcio que proviene de las algas marinas se asimila mucho mejor por las células de la piel que el calcio del agua mineral (Figura 1). Tiene una biodisponibilidad muy interesante para nuestras células.


Ejemplo de taurina marina:

Taurina es un aminoácido bien conocido por sus propiedades energizantes. Si bien la taurina que se usa actualmente en alimentos y cosméticos proviene principalmente de fuentes sintéticas, es un compuesto que se encuentra en muchos alimentos de origen animal (huevos, leche de vaca, leche materna). En el mundo de las plantas, solo algunas algas rojas sintetizan taurina, incluida Jania rubens. Una vez más, el origen vegetal y marino de este elemento le confiere una notable bioasimilación. Utilizada en dosis mil veces más pequeñas que la taurina sintética, la taurina marina es aún más poderosa para activar los mecanismos de energía de nuestras células de la piel (Figura 2).


Finalmente, las algas son súper alimentos de excepcional valor nutricional. Son una de las fuentes más ricas de minerales y nutrientes en el reino vegetal. Con las algas, ofrecemos a nuestra piel un cóctel nutritivo y de alta calidad, que incluye polisacáridos, vitaminas A y E, oligoelementos, etc.


Las microalgas tienen similitudes notables con las células de nuestra piel:

Estas algas unicelulares, la fuente de vida en la tierra, tienen mucho en común con nuestras células de la piel. Algunos de sus mecanismos de defensa y protección se han mantenido a pesar de la evolución de la vida en la tierra. Hoy, nuestras células de la piel tienen mecanismos idénticos a los de las microalgas que aparecieron en la Tierra hace miles de millones de años.


Ejemplo de micro algaf Phormidium persicinum blue

Estas microalgas primitivas han sobrevivido a lo largo de los siglos y en los entornos más extremos, gracias a un increíble sistema antioxidante llamado tiorredoxina. La tiorredoxina se encuentra hoy en nuestras células de la piel (fibroblastos y queratinocitos) y aún más sorprendente, después de casi 3 mil millones de años de evolución, la estructura de la tiorredoxina humana permanece completamente idéntica a la de la tiorredoxina en las microalgas azules. Tales similitudes explican la extraordinaria bioafinidad que tienen los ingredientes activos marinos con nuestra piel.


Microorganismos marinos en le corazón de nuestra piel:

El agua y las microalgas son el origen de de nuestras células cutáneas. De acuerdo con la Teoría Endosimbiótica, las mitocondrias, estructuras en nuestras células que son responsables de la producción de energía, en realidad son microorganismos que se han fusionado con nuestras células durante la evolución. ¿Podrían nuestras células de la piel reconocer intuitivamente los microorganismos marinos? En cualquier caso, son capaces de reconocer algunas de las moléculas únicas (EPS **) producidas por estos microorganismos.

En conclusión, los ingredientes marinos activos tienen múltiples beneficios y la piel puede reconocerlos y absorberlos perfectamente. Nuestras células son capaces de reconocer con mayor facilidad las moléculas de las algas que las de otras plantas terrestres. Esta poderosa bioafinidad puede explicarse por nuestra evolución: desde el principio, nuestras células han evolucionado en un entorno marino.


Conclusión


Los cosméticos marinos garantizan que la piel los asimila perfectamente y por lo mismo, una mayor eficiencia.

3. BIOMIMETISMO: el mar es una fuente inagotable de inspiración.


Ejemplos a seguir.

Una de las características distintivas de las algas es su capacidad para someterse a estrés similar al experimentado por la piel, en niveles a menudo mucho más altos: deshidratación regular (mareas), rayos UV, estrés térmico (aire / agua), oxidación, ataques bacterianos (humedad del medio ambiente), cambio de estaciones y choque contra rocas (curación). Para sobrevivir en un entorno a veces hostil, desarrollan sistemas de resistencia hiper-sofisticados que, una vez comprendidos, pueden replicarse para ayudar a la piel. El mar se convierte en un campo de exploración sin fin para los investigadores, no solo para encontrar nuevos recursos sino también para descubrir nuevos mecanismos de defensa.

Las macroalgas marrones, por ejemplo, producen polisacáridos (moléculas de carbohidratos poliméricos), directamente en su membrana, y casi podrían ser la contraparte de la piel humana. Las imágenes que comparan la estructura de una membrana de algas con la de la piel humana muestran notables similitudes (Figura 3). Estas moléculas de carbohidratos poliméricos que se encuentran en la membrana de las algas evitan que se deshidraten durante los cambios de marea. Tienen una fuerte capacidad de retención de agua.


Aplicados como una segunda piel en la superficie de la epidermis humana, estos polisacáridos permiten limitar la pérdida de agua y mantener un nivel óptimo de hidratación.

Algunas algas desarrollan sistemas altamente avanzados de reparación. Este es el caso de una variedad de algas que viven en simbiosis con bacterias marinas. A cambio de la protección provista por las algas, las bacterias pueden activar los sistemas de reparación de algas cuando se rasgan. De hecho, las bacterias ayudan a las algas a producir azúcares pequeños que estimularán su sistema de reparación.

Aplicados a la superficie de la piel, estos pequeños azúcares marinos combaten la inflamación y ayudan a nuestras células madre a reparar la piel dañada en la mitad del tiempo que requiere el proceso de reparación natural. Una vez más, los investigadores en cosmética marina se inspiran en lo que sucede en el mar y lo aplican a sus mejores fórmulas para el tratamiento de la piel.

El calcio marino es otro ejemplo a resaltar sobre el biomimetismo. Regresemos a las algas coralinas. En los arrecifes de coral, desempeñan un papel vital al crear una estructura calcificada capaz de vincular todos los elementos necesarios.


Este es exactamente el papel que juega el calcio en la piel. Es uno de los elementos principales para la síntesis de las llamadas proteínas de adhesión, que mantienen los queratinocitos juntos y aseguran la cohesión y la estructura de la epidermis. Cuando sabemos que el calcio marino lo asimila mejor la piel que cualquier otra fuente de calcio, podemos intuir los beneficios increíbles del biomimetismo en los cosméticos.


También podemos observar a las algas para encontrar soluciones para la pérdida de peso. De hecho, son los seres vivos que producen la menor cantidad de grasa. A diferencia de las plantas y los humanos, en ninguna etapa de su crecimiento (a excepción de algunas microalgas que producen carotenoides), las algas son ricas en lípidos. Al estudiar cómo funcionan las algas, logramos entender los mecanismos que se deben implementar para vivir con menos grasa y, por lo tanto, perder peso.

El mar y sus ingredientes activo son una maravilla de ingenio. La cosmética marina se inspira en él para que la piel luzca sana y radiante.

4. BIOTECNOLOGÍA: el mar es el futuro de la humanidad. Una fuente inagotable de innovación.

En los últimos diez años, la Cosmética Marina ha estado creciendo a gran velocidad. Antes se limitaban a cerca de 30 algas que incluían especímenes muy clásicos como las algas pardas (que se cosechaban masivamente para la talasoterapia) Pero desde el 2000, la investigación se ha disparado y los descubrimientos multiplicado.




Gracias a las biotecnologías marinas, la revolución cosmética está en marcha. Esta gran innovación hace posible aislar o recrear moléculas de nueva generación mediante el cultivo de un solo microorganismo marino. En pocas palabras, la biotecnología marina implica el uso de microorganismos marinos para producir o transformar ingredientes activos, sin agregar solventes o productos sintéticos. Es un método de producción ecológico, no contaminante y respetuoso del medio ambiente que garantiza el respeto máximo por la biodiversidad marina. Dan acceso a elaborar tratamientos de belleza únicos y excepcionales, imposibles de encontrar en los cosméticos tradicionales.


Además de su aplicación en los cosméticos, las moléculas derivadas de la biotecnología marina ofrecen campos de aplicación muy diversos gracias a su naturalidad, biodegradabilidad y biocompatibilidad. Estas moléculas también podrían proteger los sistemas de refrigeración utilizados en los buques de las líderes de la industría energética. Otros podrían sintetizar bioplásticos totalmente biodegradables. Finalmente, para la industria de la salud tiene un potencial considerable, y podría estar interesada en estas nuevas moléculas.

Conclusión: Necesitamos proteger el mar

Necesitamos encontrar un compromiso que nos motive cotidianamente: promover la biodiversidad marina.

Tomar menos muestras del medio natural, eliminar la extracción que utiliza contaminantes nocivos. En su lugar, estimulemos el uso de sistemas de producción responsables.

Hoy en día, las biotecnologías marinas nos permiten disfrutar de cosméticos vanguardistas, verdaderas obras de arte, sin desperdicios, que funcionan en afinidad completa con la piel.


* La Tabla Periódica de los Elementos enumera y caracteriza todos los elementos químicos conocidos. Creada en 1896 por el químico ruso Dmitri Mendeleev, es hoy un sistema de referencia universal que continúa evolucionando.

** Los EPS (ExoPolySaccharides) son moléculas de carbohidratos poliméricos secretadas por ciertos microorganismos en su entorno para asegurar su nutrición y protección además de ayudar q que se comuniquen entre sí. Cada microorganismo produce su pripio EPS único.





7 vistas